Abrir en Cuba un negocio por cuenta propia 20El éxito del trabajador por cuenta propia (TCP) radica en cumplir determinadas reglas que no solo mejoran su negocio, sino sus relaciones TCP-clientes. Ante todo, conozca y aprecie al cliente, siente un genuino interés en satisfacerlo. Procure que hablen de ellos mismos (gustos, preferencia, etc.) y escúchelo atentamente. Asimismo, reconozca y exalte lo que el cliente desea que se le reconozca, pero sin adulación, pues esto puede volverse en contra del TCP. Debe captar los detalles sencillos para saber qué desea el cliente, pero incluso si lo nota desorientado o preocupado, ayúdelo con naturalidad a vencer estos efectos.
El dueño de un negocio por cuenta propia debe lograr que el cliente se sienta cómodo y establezca una buena comunicación con él. Incluso use el humor siempre que sea oportuno y adecuado, pues a la inmensa mayoría le agradan las personas con sentido del humor. Al enfrentar al cliente, sonría con sinceridad y mantenga una postura relajada, abierta y mantenga contacto visual, pues esto también genera confianza. Y si conoce el nombre de su cliente, utilícelo siempre, pues ello satisface su ego.
El TCP debe conocer que cuando se trata de ganar y conservar clientes, la percepción que éste pueda tener de la calidad será determinante para la compra. La evaluación final en la calidad del servicio, es precisamente como el cliente lo percibe. Ahora bien, ¿dónde radica la importancia de la percepción de la calidad? Las investigaciones indican que la percepción determina la rentabilidad a largo plazo; en un negocio por cuenta propia, la sostenibilidad debe ser una aspiración de un trabajo por cuenta propia con personas competentes y responsables al frente, sobre todo al abrir en Cuba un negocio por cuenta propia familiar.
Otros aspectos esenciales sobre como moldear una imagen de alta calidad de servicio a los ojos del cliente son, por ejemplo, no hacer promesas que no puedan cumplirse: en un primer momento facilitará las ventas, pero al final le costará muchos clientes. Es una vía segura para crear una mala imagen del TCP. El cliente tiene dos formas básicas para calificar la calidad del servicio o producto: por cumplir con lo prometido y por la forma en que maneja los imprevistos y problemas que puedan surgir. Actuar rápido y eficazmente en esto último le gana puntos.
Mantenga una relación especial con sus clientes y proveedores, pues ambos se parecen en algunos aspectos. Un proveedor que entregue en tiempo y forma los pedidos permitirá que el TCP elabore con calidad y prontitud el producto que lo satisfaga. Y a modo de recomendación final: una de las diferencias más significativas entre servicios y fabricación está en que con frecuencia, los servicios son realizados en presencia del cliente. Ver cómo confecciona un artículo de artesanía o elabora una sándwich o cualquier otro alimento ligero, cumple con una añeja frase: vista hace fe.

 

| 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 14 | 15 | 16 |17 | 18 | 19 | 20