invertir en cubaEn la actualidad, no son pocos los que buscan opciones para aprovechar el proceso de apertura en la Isla, pero muchos todavía temen que el negocio no les funcione. Cuba sigue siendo un país complicado para invertir, pero, con una correcta asesoría, es posible obtener ventajas de la buena posición geográfica y el alto capital humano de esa nación.En la actualidad, no son pocos los que buscan opciones para aprovechar el proceso de apertura en la Isla, pero muchos todavía temen que el negocio no les funcione. Cuba sigue siendo un país complicado para invertir, pero, con una correcta asesoría, es posible obtener ventajas de la buena posición geográfica y el alto capital humano de esa nación.En la actualidad existen 3 posibilidades de invertir en Cuba. La primera variante es como persona natural, pero es difícil, ya que legalmente es necesario tener una residencia permanente en el país, la cual se obtiene a través de matrimonio o de hijos. La fórmula que se puede utilizar para hacer la inversión personal es mediante un ciudadano cubano o un residente extranjero permanente que funja como fiduciario.Además, resulta oportuno añadir que, en esta fórmula para invertir en Cuba, otro sistema es participar personalmente o con un prestanombre en una cooperativa no agropecuaria, que es una modalidad muy parecida a la pequeña empresa privada. Las cooperativas tienen personalidad jurídica y pueden importar y exportar materiales y hacer inversiones un poco más grandes. Para crear una cooperativa es necesario tener, como mínimo, cinco socios y OPM Corporation puede proveer los fiduciarios para esto. En las consultas que ofrece OPM Corporation se explican todas las garantías legales de invertir a través de cooperativas. En este momento, la aprobación de nuevas cooperativas está detenida, porque se está implementando un nuevo proyecto de ley que permite crear pequeñas y medianas empresas privadas en Cuba. No se sabe cuánto tiempo puede demorar la reglamentación de nueva ley; pero lo aconsejable es comenzar ya a realizar el trámite de conformación de la cooperativa, de forma tal que cuando se produzca el desbloqueo de permisos esté totalmente encaminada la solicitud. Otra opción es hacer contrato entre una empresa extranjera y una cubana. Esto permite vender productos a una empresa o hacer algún tipo de inversión desde el exterior con empresas cubanas. Es importante resaltar que todas las empresas cubanas son estatales. La tercera variante para invertir en Cuba es crear una empresa mixta, por ejemplo, para la construcción de hoteles, cadenas de tiendas, etc. En este caso es necesario crear una empresa en el exterior (o ya tenerla creada), realizar un contrato con una empresa cubana del sector y, con esto, desarrollar la inversión con un plan de negocios bien detallado.